Donetsk, Lugansk, Kherson y Zaporozhye votaron a favor de unirse a Rusia: ¿Qué sigue?

Donetsk, Lugansk, Kherson y Zaporozhye votaron a favor de unirse a Rusia: ¿Qué sigue?
El proceso de adhesión de Donbass y dos regiones del sur de Ucrania a Rusia incluirá varios pasos

Las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk (LPR y DPR), junto con la región de Kherson y parte de la región de Zaporozhye en el sur de Ucrania, votaron para unirse a Rusia en referéndums que se llevaron a cabo entre el 23 y el 27 de septiembre.

En Lugansk, más del 98% de los votantes han apoyado la idea de unirse a Rusia, según muestran las cifras oficiales con todos los votos contados. Donetsk ha mostrado resultados similares con más del 99% de los votantes apoyando la medida. Las regiones de Zaporozhye y Kherson procesaron todas las papeletas el martes por la noche, con un 93% y un 87% de los votantes, respectivamente, apoyando la separación de Ucrania y la reunificación con Rusia.

El proceso de integración de nuevas regiones en Rusia puede llevar algún tiempo, ya que requiere la aprobación del parlamento y el presidente del país. Pero el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo el viernes que estaba “convencido de que será lo suficientemente rápido”.

Según la constitución rusa y la ley federal sobre la adhesión de nuevos miembros constituyentes, el procedimiento incluye varios pasos. Una vez que las regiones dispuestas a formar parte de la Federación Rusa presenten sus propuestas a Moscú, el presidente debe informar al parlamento y al gobierno sobre el asunto, explicó el senador Konstantin Kosachev en una publicación de Telegram la semana pasada.

Si se llega a un acuerdo político sobre la adhesión, se deben desarrollar «proyectos de tratados internacionales sobre la admisión de estados extranjeros o partes de ellos» en Rusia, dijo Kosachev, vicepresidente de la cámara alta del parlamento. Estos acuerdos regulan cuestiones como la denominación y el estatuto de los nuevos territorios, la ciudadanía, la sucesión, el funcionamiento de los poderes públicos, el funcionamiento de la legislación, etc.

Una vez firmados estos tratados, el Tribunal Constitucional de Rusia debe verificar si cumplen con la ley suprema del país. Si no hay violaciones, el próximo paso será la ratificación de los documentos por la cámara baja, la Duma del Estado, y su aprobación por la cámara alta, el Consejo de la Federación.

Simultáneamente, se debe presentar a la Duma un proyecto de ley constitucional federal sobre la admisión de nuevas unidades constituyentes en Rusia. Si se aprueba, pasa a la cámara alta para su consideración.

“Esta ley entra en vigor no antes de la entrada en vigor de los propios tratados internacionales”, señaló Kosachev.

Moscú advirtió anteriormente que si las repúblicas de Donbass y las dos regiones del sur de Ucrania se unían a Rusia, consideraría cualquier intento de Kiev de retomarlas como ataques a su propia tierra. “Inmediatamente entrará en vigor la Constitución rusa en relación con estos territorios donde todo está muy claro al respecto”, dijo Peskov a los periodistas la semana pasada.

Poco después de que las regiones decidieran realizar referéndums, el presidente ruso, Vladimir Putin, anunció una movilización parcial que implicó llamar a las armas a unos 300.000 reservistas, según militares. Los informes de los medios han sugerido que Moscú supuestamente planea movilizar hasta un millón.

Kiev considera que los territorios dispuestos a unirse a Rusia están bajo ocupación ilegal y dijo que no reconocería los resultados de los referéndums. El presidente de Ucrania, Vladimir Zelensky, descartó cualquier posibilidad de conversaciones después de la votación.

El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmitry Kuleba, declaró el martes pasado que “Ucrania tiene todo el derecho de liberar sus territorios y seguirá liberándolos, diga lo que diga Rusia”.

La UE y los EE. UU. ya han calificado la votación como una «farsa». El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, dijo a CBS el domingo que las regiones de LPR, DPR, Kherson y Zaporozhye “nunca serán reconocidas” como parte del territorio ruso. Agregó que Kiev tenía “todo el derecho” de recuperarlos.

Rusia envió tropas a Ucrania el 24 de febrero, citando el fracaso de Kiev en implementar los acuerdos de Minsk, diseñados para otorgar a las regiones de Donetsk y Lugansk un estatus especial dentro del estado ucraniano. Los protocolos, negociados por Alemania y Francia, se firmaron por primera vez en 2014. El expresidente ucraniano Pyotr Poroshenko admitió desde entonces que el objetivo principal de Kiev era usar el alto el fuego para ganar tiempo y “crear fuerzas armadas poderosas”.

En febrero de 2022, el Kremlin reconoció a las repúblicas de Donbass como estados independientes y exigió que Ucrania se declarara oficialmente un país neutral que nunca se uniría a ningún bloque militar occidental. Kiev insiste en que la ofensiva rusa no fue provocada en absoluto.

Fuente