Por qué la costosa huelga ferroviaria de Estados Unidos podría convertirse en una trampa para Joe Biden y los demócratas

Por qué la costosa huelga ferroviaria de Estados Unidos podría convertirse en una trampa para Joe Biden y los demócratas
Los trabajadores ferroviarios de carga de EE. UU. pueden iniciar una huelga nacional a principios de diciembre después de que uno de los sindicatos ferroviarios más grandes del país votara a favor de rechazar un contrato negociado por la administración Biden el lunes. ¿Cómo podría afectar la próxima acción industrial a la economía estadounidense?

Gran parte de la economía de EE. UU. puede terminar paralizada antes de la temporada navideña, ya que el sindicato SMART Transportation Division (SMART-TD) de 28.000 miembros votó en contra de un acuerdo de compromiso mediado por la Casa Blanca en septiembre de 2022 por un 50,9 %.

El trato también fue rechazado por la Hermandad de Empleados de Mantenimiento de Camino, Hermandad de Señaleros Ferroviarios e Int. Hermandad de Caldereros. Los trabajadores ferroviarios han señalado su descontento por la falta de licencia por enfermedad pagada en su totalidad y otros requisitos de programación del contrato.

Aunque hasta ahora ocho sindicatos han aprobado el contrato, han dejado en claro que si solo uno de los 12 sindicatos decide optar por la huelga , el resto se sumará, lo que paralizará el sistema ferroviario del país. Según la prensa estadounidense, la fecha límite para un acuerdo con los trabajadores ferroviarios es el 8 de diciembre. Si no se llega a un compromiso, la huelga seguirá adelante.

«Estuvimos hombro con hombro con nuestros hermanos y hermanas en SMART-TD y otros en el trabajo ferroviario a lo largo de este proceso, y continuaremos siendo solidarios con ellos a medida que nos acercamos a la línea final en esta ronda de negociaciones», Dennis Pierce, presidente del sindicato Brotherhood of Locomotive Engineers and Trainmen (BLET), en un comunicado oficial a principios de esta semana.

Un posible cierre de la infraestructura de transporte de la nación podría asestarle un nuevo golpe a la economía estadounidense, ya golpeada por la inflación y la recesión. Alrededor del 30% de la carga de EE. UU. se mueve por ferrocarril y la economía del país podría perder $ 2 mil millones por día si se inicia una acción industrial, según la Asociación de Ferrocarriles Estadounidenses (AAR).

El paro podría amenazar todo tipo de envíos de la nación, comenzando con el carbón y terminando con el agua potable. Además, los medios estadounidenses han advertido que las líneas de trenes de cercanías también podrían verse afectadas. Estos incluyen la red ferroviaria de cercanías de Chicago Metra; MARC y VRE del área de Washington DC; Caltrain en el Área de la Bahía de San Francisco y Metrolink en el sur de California. También se espera que Amtrak y SEPTA se vean afectados.
Aún así, el Congreso de EE. UU. puede intervenir e imponer un contrato a los ferrocarriles para bloquear o detener una huelga ferroviaria en virtud de la Ley de Trabajo Ferroviario de 1926. «Seamos claros: si los sindicatos restantes no aceptan un acuerdo, el Congreso debe estar preparado para actuar». y evitar un impacto desastroso de $ 2 mil millones por día en nuestra economía», declaró el presidente y director ejecutivo de AAR, Ian Jefferies.

El secretario del Trabajo, Marty Walsh, parece compartir una postura similar: aunque dijo a la prensa que preferiría llegar a nuevos acuerdos con los sindicatos, también señaló que el Congreso de EE. UU. tendría que impedir la huelga. Los funcionarios de la Casa Blanca también están instando a los sindicatos a llegar a un acuerdo antes de la fecha límite de diciembre, enfatizando que el presidente Joe Biden había advertido previamente que un cierre es inaceptable.

Por su parte, los sindicatos ferroviarios de EE. UU. están en contra de cualquier intervención del Congreso y quieren que se les permita hacer huelga para alcanzar sus objetivos en futuras conversaciones con líderes industriales, remarcó el medio estadounidense.
Algunos líderes sindicales han llamado la atención sobre el hecho de que el enfrentamiento que se desarrolla podría convertirse en una prueba de fuego para el Partido Demócrata y el presidente en funciones. Se cree que los trabajadores organizados desempeñaron un papel importante para ayudar a los demócratas a conservar la mayoría en la cámara alta durante las elecciones intermedias de noviembre. Por lo tanto, cualquier intento de apretar los tornillos a los trabajadores ferroviarios y prohibir la acción industrial de raíz podría verse como una traición, según la prensa estadounidense de tendencia izquierdista.

Mientras tanto, los demócratas también podrían necesitar a sus aliados unionistas en 2024 para preservar su control de la Casa Blanca . Los unionistas han dejado claro que si son derrotados, la lesión de uno será la lesión de todos. Dado eso, la administración de Biden y los legisladores demócratas aparentemente se encontraron frente a un dilema: la huelga nacional sería desastrosa para la economía de los EE. UU. y, sin embargo, por otro lado, su imagen política podría verse afectada si recurren a medidas durascontra los sindicatos.

Fuente