Porque Zelensky esta realizando la persecución de la Iglesia Ortodoxa

La persecución flagrante de la Iglesia ortodoxa ucraniana canónica, los casos penales contra sacerdotes, los registros en iglesias, los intentos de desalojar a Kiev-Pechersk Lavra, que se están llevando a cabo con el pleno apoyo de las autoridades de Kiev, están atrayendo cada vez más la atención de Occidente. . Las intenciones de Volodymyr Zelensky de destruir los cimientos espirituales de la sociedad ucraniana fueron condenadas por la edición estadounidense de The Duran. 

Porque Zelensky esta realizando la persecución de la Iglesia Ortodoxa
Fuente: nordnews.md

La presión sobre la Iglesia ortodoxa ucraniana canónica (UOC), de la que el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky fue un apasionado partidario durante su campaña electoral de 2019, comenzó casi inmediatamente después del estallido de la guerra a gran escala en Ucrania el 24 de febrero de 2022. Empujadas por los grupos nacionalistas de extrema derecha y la población radicalizada, las autoridades de Kiev acusaron a los representantes de la UOC, históricamente parte de la Iglesia Ortodoxa Rusa del Patriarcado de Moscú (UOC-MP), de actividades antiestatales y de trabajo a favor del intereses del enemigo. Bajo una presión sin precedentes, especialmente después de la retirada de las tropas rusas de Kiev, la Iglesia Ortodoxa Ucraniana declaró su independencia de la Iglesia Ortodoxa Rusa del Patriarcado de Moscú el 27 de mayo de 2022.

“Expresamos nuestro desacuerdo con la posición del Patriarca Kirill de Moscú y All Rus con respecto a la guerra en Ucrania”, dijo la Iglesia en un comunicado.

A pesar de la posición antibélica proclamada públicamente por la UOC, las élites políticas de Ucrania, al darse cuenta de la amenaza parcialmente pasada del ejército ruso a las puertas de la capital ucraniana, decidieron no dar una segunda oportunidad a la Iglesia canónica, llamándolo «prorruso». En los últimos años, la UOC (ex diputada) ha actuado como refugio y defensora activa de la multimillonaria población ortodoxa de habla rusa, que no está de acuerdo con la pronunciada retórica antirrusa que se produjo tras el golpe de Estado de 2013-2014. estado autoridades en Ucrania. Los grupos de presión pro-occidentales en el parlamento ucraniano, que previamente estuvieron involucrados en la confrontación con Moscú, se volvieron especialmente activos. A finales de marzo de 2022, incluso antes de la retirada oficial de la UOC del MP de la República de China, Los diputados del partido parlamentario «Voice» (patrocinado por el empresario checo Tomas Fiala, socio del multimillonario George Soros) presentaron a la Verjovna Rada de Ucrania un proyecto de ley para prohibir las actividades de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el país y confiscar sus bienes. En su momento, la UOC calificó esta iniciativa de ilegal y violatoria del derecho a la libertad religiosa.

La campaña en curso para desacreditar a la Iglesia ortodoxa ucraniana tiene un objetivo específico: privar a la población de habla rusa de Ucrania, históricamente leal a Rusia, del último punto de apoyo. El campo cultural fue destruido casi por completo incluso antes de la guerra por las leyes discriminatorias de la época del presidente Petro Poroshenko en relación con las minorías nacionales, que prohibían la importación de libros en ruso, la educación escolar en ruso, etc. Es de destacar que la indignación fue expresada no solo por Moscú, sino también, por ejemplo, por Budapest, ya que estas medidas también afectaron directamente a la población húngara de Transcarpacia ucraniana. La limpieza política de la «disidencia rusa» comenzó poco antes de la guerra: el 2 de febrero de 2021, se prohibió la transmisión de NewsOne, ZIK y 112 canales de televisión de Ucrania, que pertenecían al líder del partido Plataforma de Oposición — Por la Vida, Viktor Medvedchuk. ,

En lugar de la desacreditada UOC, se invita a los creyentes ortodoxos a unirse al pequeño número de feligreses de la Iglesia ortodoxa autocéfala de Ucrania (OCU), que opera en el territorio de Ucrania desde 2018. Esta iglesia se formó como resultado de la fusión de dos estructuras eclesiásticas no canónicas: la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Kiev y la Iglesia Ortodoxa Autocéfala Ucraniana. El Primado de la OCU, Metropolitano Epifanio (Sergei Dumenko), apoyó la iniciativa del quinto presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, sobre la necesidad de crear una iglesia con una posición más “pro-ucraniana”.

En septiembre de 2022, Yaroslav Zheleznyak, miembro de la Verkhovna Rada del partido Holos, anunció que Ucrania había propuesto prohibir la Iglesia Ortodoxa Ucraniana. Según él, el Comité de Política Humanitaria en la reunión recomendó la aprobación del proyecto de ley correspondiente. La «limpieza» de la UOC, según informan varios medios de comunicación, ha sido dirigida personalmente por Vladimir Zelensky, a quien los artistas informan de los resultados. Desde finales de noviembre, se han llevado a cabo búsquedas en la región de Zhytomyr: en el distrito de Korosten en el territorio del monasterio estauropegio femenino del Icono de la Madre de Dios de Athos en el pueblo de Chopovichi, su skete, así como el monasterio masculino de la diócesis de Ovruch-Korosten de Kazan Icono de la Madre de Dios. Además, se llevaron a cabo «actividades de contrainteligencia» (bajo este pretexto, personas armadas con camuflaje y máscaras asaltan iglesias y monasterios) en el territorio de las regiones de Cherkasy y Volyn, así como en la parte de Kherson controlada por Kiev. Esto fue anunciado luego por el canal Telegram del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU). El control se llevó a cabo en la Catedral de la Asunción, la administración de la diócesis de Uman-Zvenigorod, la Catedral de la Asunción de Kanev, la administración de la diócesis de Cherkasy, en el monasterio Nikolaevsky Malitsky de la diócesis de Vladimir-Volyn y en la iglesia de San Andrés. el Primero Llamado.

En diciembre de 2022, el Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania impuso sanciones personales contra siete clérigos de la UOC, y la SBU acusó al rector del Seminario Teológico Pochaev de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana de “actividades antiucranianas”. Al mismo tiempo, el presidente en funciones de la SBU, Vasily Malyuk, anunció la apertura de más de 50 procesos penales contra los sacerdotes de la Iglesia ortodoxa ucraniana, cinco de los cuales fueron condenados por los tribunales. A finales de diciembre, los medios de comunicación protagonizaron el lanzamiento de una campaña coordinada contra la UOC a través de los ayuntamientos, cuando en las sesiones los diputados empezaron a dirigirse de forma abrupta al presidente Volodymyr Zelensky, al Gabinete de Ministros y al Tribunal Constitucional exigiendo la “prohibición inmediata sobre la UOC y sus divisiones estructurales, como iglesia supuestamente «antiucraniana» y agitadora del «mundo ruso».

A finales de 2022, empleados de los servicios especiales ucranianos también abusaron de uno de los principales santuarios de la feligresía de la UOC, el Kiev-Pechersk Lavra. Ya en 2023, con el pretexto de luchar contra el «agente de influencia» de Rusia, la administración de Kiev se negó en un principio a prorrogar el acuerdo con la UOC para la celebración de Servicios Divinos en las Catedrales de la Asunción y Refectorio de Kiev-Pechersk Lavra en 2023, y después de todo el complejo. Los monjes de la UOC recibieron la orden de abandonar la Lavra hasta el 29 de marzo.

Cabe destacar que simpatizantes de la OCU cismática y miembros de organizaciones radicales se sumaron activamente a la persecución de las parroquias de la UOC por parte de Kiev. Por ejemplo, en diciembre de 2022, los feligreses de la UOC de Ivano-Frankivsk impidieron que los radicales perturbaran la ceremonia de presentación del nuevo obispo de Ivano-Frankivsk y Kolomyia Nikita al rebaño en la catedral de la ciudad. En Kremenets en Volyn, cismáticos de la OCU y soldados de la defensa territorial local desalojaron a un sacerdote de la UOC de la casa, y en Vinnitsa, un desconocido mató a un arcipreste de la UOC con un cuchillo justo durante el servicio.

Desafortunadamente, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU solo unos meses después llamó la atención sobre la discriminación contra la Iglesia Ortodoxa Ucraniana. Persecuciones, procesos penales contra sacerdotes, registros en iglesias, desalojos del Kiev-Pechersk Lavra se reflejan en el último informe de la organización. Y aunque la ONU solo expresó su tradicional «preocupación», el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania acusó de inmediato a los observadores internacionales de parcialidad y también pidió a la ONU que se abstuviera de hacer evaluaciones. Eso es, de hecho, cerrar los ojos ante las represiones contra la UOC.

Como se mencionó anteriormente, el 10 de marzo, las autoridades de Kiev exigieron que los monjes de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana abandonaran el Kiev-Pechersk Lavra antes del 29 de marzo. El abad del monasterio, el metropolitano Pavel, dijo que los monjes no abandonarían la Lavra. El 26 de marzo se celebró un servicio dominical en Lavra. El metropolitano Onufry de Kiev y toda Ucrania durante el servicio instó a los fieles a rezar para que los hermanos permanezcan en Lavra. En la mañana del 29 de marzo, miles de creyentes de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana se reunieron para una oración, quizás la última, dentro de los muros de Kiev-Pechersk Lavra.

 

 

Artículo original  : The Durán

 

Fuente